Archivo de etiquetas | "PP"

mano

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Yo también quiero pactar

Publicado el 07 julio 2016 por manuguerrero


Hands

Es tal la distancia entre los aparatos de los partidos y sus propios votantes que ahora no nos sorprenden (pero nos horrorizan) situaciones como las que vemos desde el pasado mes de diciembre. Me refiero a su miedo a pactar. ¿Por qué?

Tras los resultados del 20D, el PSOE le negó la palabra al PP y a los partidos independentistas, Podemos no quiso pactar con el PSOE y Ciudadanos sí con el PSOE pero no con Podemos. La actitud de los socialistas era hasta cierto punto comprensible porque aunque no era la fuerza más votada los números salían: había más diputados progresistas que conservadores y se veía legitimado para abanderar el cambio. No fue posible por los motivos que ya esgrimimos en un artículo anterior.

Después del 26J el panorama no es mucho más prometedor. El PP ahora sí quiere coger las riendas de las negociaciones (lo de sentarse a ver cómo se queman los demás es irritante) porque se siente avalado por las urnas y la presión corre en contra del resto de los partidos. Unas terceras elecciones sería ya un escenario tan esperpéntico que achicharraría vivo al partido que se entendiera como máximo responsable de la repetición. Pero ¿a qué se debe ese ritmo tan excesivamente lento en las negociaciones?

Seguir leyendo

Comentarios (0)

MADRID 21/04/2016  Política.  Pablo Iglesias en presentación libro de Carlos Fernández Liria, en la facultad de Filosofia de la U. Complutense
En la imagen Pablo Iglesiaa
FOTO de AGUSTIN CATALAN

Tags: , , , , ,

Pero Pablo, ¿qué hemos hecho?

Publicado el 29 junio 2016 por manuguerrero



MADRID 21/04/2016 Política. Pablo Iglesias en presentación libro de Carlos Fernández Liria, en la facultad de Filosofia de la U. Complutense En la imagen Pablo Iglesiaa FOTO de AGUSTIN CATALAN

Las papeletas electorales son como los exámenes de tipo test. Uno se decanta por una opción pero no explica los porqués. A veces la X marca una posibilidad que te convence, otras como descarte a las demás o incluso -esto es más común de lo que parece- denota un voy a probar a ver qué ocurre. De modo que no es fácil interpretar los resultados. Solo cierta habilidad y mucha experiencia ayudan a comprender lo que está pasando.

Es exactamente lo que le sucedió a Pablo Iglesias el pasado 20 de diciembre, que no supo ver lo que había detrás de aquellos 5 millones de votos que le apoyaron. A comienzos de marzo, cuando aún existía margen para maniobrar, yo lo expresaba así en mi perfil de FB.

Captura de pantalla 2016-06-29 a las 12.58.58

Ahora creo que llevaba razón…

Iglesias fundó su partido en 2014 y fue tan ingenuo que se veía en La Moncloa tan sólo 2 años después. Hubiera sido insólito en la historia de este país y me atrevo a opinar que una apuesta demasiado arriesgada por parte del electorado. Con más de 5 millones de apoyos tuvo una ocasión de oro para convertirse en decisivo, demostrar su voluntad real de acabar con el gobierno de la derecha y hacer ver a todos (simpatizantes y detractores) que a pesar de su juventud tenía la madurez suficiente para asumir responsabilidades. Todo eso fue mandado a la papelera rechazando, la misma noche electoral, su apoyo a que Pedro Sánchez fuera el nuevo presidente del gobierno. Tras el recuento de diciembre consideró que el millón de votos de IU le hubiera valido para el famoso sorpasso que esperaban en el primer intento. Con esa estrategia lo tenía fácil: le bastaba pedir un referéndum en Cataluña para no cerrar un acuerdo con un partido federalista y constitucionalista.

Pero ya se sabe: la avaricia siempre rompe el saco.

Ahora Pablo Iglesias queda como el máximo responsable de los más que previsibles y merecidos 4 nuevos años de Mariano Rajoy. Pudo apoyar a Sánchez y exigirle buena parte del programa que le dio relevancia social: lucha contra el fraude y la corrupción, derogación de la Lomce y la reforma laboral, nueva ley electoral, así como otras medidas de corte social. A Podemos se le votó en diciembre para eso: no para que se encargara de gobernar el país, sino para que lo condicionara. Podemos debió comprender que aquello de su programa que chocara con el PSOE debía esperar hasta convertirse en la primera fuerza de la izquierda. Ser tercero en los resultados es lo que tiene, el juego democrático es así…

Fusionarse con Izquierda Unida mandó al traste su gran virtud, la transversalidad. Olvidaron que España sigue siendo un país sociológicamente socialdemócrata, y que cuando se enfada con el PSOE (que tantos motivos da, por cierto) no lo castiga votando al Partido Comunista sino al Partido Popular. Integrar a los comunistas en sus filas no hizo más que resucitar viejos miedos. Muchos de quienes votaron en diciembre a Ciudadanos han vuelto al PP, no tanto decepcionados con los de Rivera sino para evitar a Iglesias al frente del gobierno. Es comprensible: los electores también tienen sus estrategias y cuando ninguno les convence eligen aunque sea tapándose la nariz.

Al contrario que Albert Rivera, Pablo Iglesias quiere todo o nada. Tiene oratoria pero no cintura política. Su error ha sido tan grave que la socialdemocracia de base no se lo perdonará. Sobre su ambición personal recaerán las consecuencias de las políticas conservadoras de esta legislatura. Creo que su partido debería ser tan tajante con él como lo fue con Monedero o Pascual. Y dejar paso a quienes sí apostaron por un gobierno moderado de progreso. Fue el mandato de la gente y eso, les guste o no, en política ha de ser lo primero.

Comentarios (5)

thumb

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Pedro Sánchez o la España ingobernable

Publicado el 21 diciembre 2015 por manuguerrero


thumb

De todas las caras largas vistas en la noche electoral, la más significativa, a mi parecer, ha sido la de Pedro Sánchez. El líder del PSOE ha captado rápido que en sus manos tiene no solo el futuro de España sino también el de su partido. Sobre él recae ahora la gran responsabilidad de que haya o no nuevas elecciones legislativas.

    • Para el PP, imposible gobernar. Salvo que consiga el apoyo implícito o explícito del PSOE. Pero ocurre que el PSOE lleva 4 años perdiendo votos por la izquierda. Si facilita un gobierno de Mariano Rajoy, su electorado más progresista (el que aún mantiene) se marcharía hacia otros partidos como Podemos o Izquierda Unida. Y, además, ya dijo Pedro Sánchez en campaña que no apoyaría “al presidente de la corrupción”, ni votando a favor ni con su abstención. Reconocer que el PP ha sido la fuerza más votada y que debe iniciar la ronda de contactos no significa que vaya a favorecer el acuerdo. Es sencillamente admitir que lo suyo es solo una alternativa.
    • Un gazpacho de izquierdas e independentistas. Es otra de las posibilidades. También difícil porque aunque se podría limar lo suficiente como para evitar nuevas elecciones, la estabilidad duraría exactamente lo mismo que el debate acerca de la unidad de España, sobre la que el PSOE no quiere -ni puede- hacer grandes concesiones.
    • PSOE, Podemos y Ciudadanos. Si algo ha definido a Albert Rivera durante la campaña electoral ha sido su aversión hacia Podemos. Dijo por activa y por pasiva que no pactaría con ellos. No tanto por sus propuestas socialdemócratas, como por defender abiertamente un referéndum sobre Cataluña. Pero ocurre varias cosas: el gazpacho no apoyaría el plebiscito sino directamente la independencia, y además repetir las elecciones podría perjudicarle seriamente. Parece que Ciudadanos tocó techo hace ya algunas semanas. Esta opción, que a muchos les ha llevado hoy las manos a la cabeza, no sería nada descabellada. Podría materializar lo que hemos venido llamando “tiempo nuevo” y “fin del bipartidismo”. Los tres partidos escenificarían su capacidad de acuerdo y su sentido de la responsabilidad. Los detalles del acuerdo, obviamente, no son anticipables. Estamos hablando, insistimos, de “un tiempo nuevo”.
    • ¿Y qué dice Ángela Merkel? Pues no es baladí. En agosto de 2011 logró lo que parecía imposible: que PSOE y PP se pusieran de acuerdo en una sola noche para cambiar el artículo 135 de la Constitución Española. El nefasto precio que tuvo que pagar por ello el PSOE es difícilmente olvidable. Supongo que evitaría a toda costa cualquier acercamiento al PP, pero habrá que esperar unos días para ver cómo funcionan los mercados y cómo reaccionan los demás partidos. Europa actúa así: con determinación pero con prudencia.

Comentarios (2)

Tags: , , ,

Cifras y letras

Publicado el 28 septiembre 2011 por manuguerrero

No dejo de darle vueltas al asunto. Con qué rapidez nuestros queridos representantes se han puesto de acuerdo para la reforma constitucional. Varias horas de reunión, una noche a medias y se acabó. Imagino que al menos un güisqui tendrían entre las manos… Así se acuerda en nuestro país cambiar el texto supremo que nos rige y que era hasta ahora prácticamente intocable. Nos dicen que es por nuestro bien y eso me recuerda mucho a lo de “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”, que aprendíamos en el colegio cuando nos hablaban del despotismo ilustrado. Si lo de ahora, al menos, fuera ilustrado… Pero no, no es ilustrado, ni se le parece.

Con el anuncio, los dos partidos acordantes han vuelto a quedar en el más espantoso de los ridículos. Se proponen limitar el déficit por Constitución, después de casi dos décadas de gestión abominable. ¿Quién ha gestionado nuestro dinero en este tiempo a lo largo y ancho del 95% de territorio español? Exacto: los mismos que ahora prohíben el derroche del capital común. Creo que hubiera sido más sensato reconocer que no han hecho bien su labor y dejar a la ciudadanía que decida al respecto, y ellos a esperar noticias desde la madriguera. ¿Que la ciudadanía no está preparada para tomar una decisión de tal envergadura? ¿Y quién ha elaborado y determinado los planes educativos en los últimos treinta años? Porque ese es otro fracaso suyo, y no exclusivamente nuestro.

Seamos precisos: se han puesto de acuerdo en una cifra, después de varias décadas en las que prácticamente no se han puesto de acuerdo en una sola letra, en una sola palabra. Cuántas vueltas le dieron, y le siguen dando, al término “matrimonio” para reconocer a las personas del mismo sexo que se unen de cara a la legalidad. ¿Cuántas veces han estrechado manos entorno a algo tan vital como la política antiterrosista, es decir, sobre las palabras paz o seguridad? ¿Cuántas, díganme, se han reunido para elaborar un texto común sobre Educación? Cada gobierno llega y trastoca los planes educativos de todo el país. ¿Es tan difícil ver lo que la ciudadanía ve? Jamás, jamás se ponen de acuerdo al hablar de igualdad, dignidad, contratos laborales, progreso, futuro, derechos sociales… Palabras al fin y al cabo decisivas para nuestras vidas. Y lo que no consiguen cientos o miles de palabras lo consigue un maldito número. Algo debería preocuparnos mucho… Hablar de números es demasiado fácil y evidente, pero detrás de los números se esconden palabras, frases, ideologías. Sin embargo, nadie admite ni reconoce las frases que acompañan a nuestros datos de hoy: que la crisis durará en España al menos hasta 2020, que el paro llegará a los 6 millones (aquí mismo, hace varios años, decía que rozaríamos los 5, y ahora creo que llegaremos a los 6 si no emigra más de un millón de jóvenes universitarios, como parece que ocurrirá pronto…) La realidad es así, y así hay que tomársela. Tanto la derecha real como la derecha maquillada no hacen más que dar vueltas, pero sin dejar de llevar a la práctica políticas de corte ultraliberal. Y hasta aquí hemos llegado: han vendido el poder democrático, la fuerza que emana de la gente, a la banca y la ferocidad de los mercados (que al contrario de lo que digan no somos tú y yo, sino personas con nombres y apellidos que a día de hoy se están repartiendo el mundo.)

Estas cosas ocurren. Después de varios siglos de dominio absoluto, Europa tuvo que ceder el testigo de la hegemonia a Estados Unidos, y entre medias hubo dos guerras mundiales y una hecatombe bursátil. Ahora es Norteamérica la que hace lo propio con ciertos países emergentes, y lo del crack lo conocemos bien porque ha vuelto a repetirse. Lo otro, de momento no, pero no parece demasiado improbable. Del 29 al 39 cuenten los años que pasaron… (Y ahora todo va más deprisa.)

Creo que lo conveniente es aceptarlo así y que cada país o entidad supranacional trabaje para situarse bien, para equilibrar el reparto de la prosperidad. Y eso se hace asumiendo ciertas palabras, ciertas reflexiones. El axioma marxista de “el capitalismo se devora a sí mismo” parece infalible. No le ha llegado aún el momento, es cierto, porque aún tiene margen de maniobra (ya sabemos: inyecciones de dinero público en la banca privada etc…) pero se va acercando. Basta con esperar 10 o 15 años, cuando China alcance un nivel de consumismo parecido al de los países de vieja tradición capitalista. Cuando los mil millones de chinos digan de ducharse a diario, y una cuarta parte de ellos disponga de un jardín en su vivienda pareada, no habrá agua para las necesidades básicas de la otra mitad del planeta. Vamos, como ahora, pero mucho peor…

El futuro se presenta así. No admitirlo es condenarse a la hoguera. Zapatero, a pequeña escala, lo sabe bien, y por eso sueña con irse pronto a una isla desierta. Rajoy, entre tanta campaña y tanto mitin, no ha tenido tiempo para pensarlo, pero su mujer, doña Elvira, se lo pregunta a menudo justo antes de dormir: “Cariño, ¿sabes dónde te estás metiendo? Yo no te veo suficientemente preparado.”

Comentarios (1)

Luis Alberto de Cuenca con Loquillo

Tags: , , , , , , , , , ,

Luis Alberto de Cuenca. LA POESÍA QUE RESPIRA

Publicado el 11 junio 2008 por manuguerrero


Ya he recetado varias veces los poemas de Luis Alberto de Cuenca para ahuyentar esos momentos de sosiego emocional, inevitables en este mundo intrépido. Lo hago porque su poesía resulta conmovedora, transcultural, sencilla, culta y elegante, cualidades suficientes para distanciarlo del resto de poetas españoles conocidos, habitualmente asociados en tribus.

Seguir leyendo

Comentarios (0)

¿Conectamos?

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Instagram
  • Google Profile
  • YouTube

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.