Archivo de etiquetas | "elecciones"

thumb

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Pedro Sánchez o la España ingobernable

Publicado el 21 diciembre 2015 por manuguerrero


thumb

De todas las caras largas vistas en la noche electoral, la más significativa, a mi parecer, ha sido la de Pedro Sánchez. El líder del PSOE ha captado rápido que en sus manos tiene no solo el futuro de España sino también el de su partido. Sobre él recae ahora la gran responsabilidad de que haya o no nuevas elecciones legislativas.

    • Para el PP, imposible gobernar. Salvo que consiga el apoyo implícito o explícito del PSOE. Pero ocurre que el PSOE lleva 4 años perdiendo votos por la izquierda. Si facilita un gobierno de Mariano Rajoy, su electorado más progresista (el que aún mantiene) se marcharía hacia otros partidos como Podemos o Izquierda Unida. Y, además, ya dijo Pedro Sánchez en campaña que no apoyaría “al presidente de la corrupción”, ni votando a favor ni con su abstención. Reconocer que el PP ha sido la fuerza más votada y que debe iniciar la ronda de contactos no significa que vaya a favorecer el acuerdo. Es sencillamente admitir que lo suyo es solo una alternativa.
    • Un gazpacho de izquierdas e independentistas. Es otra de las posibilidades. También difícil porque aunque se podría limar lo suficiente como para evitar nuevas elecciones, la estabilidad duraría exactamente lo mismo que el debate acerca de la unidad de España, sobre la que el PSOE no quiere -ni puede- hacer grandes concesiones.
    • PSOE, Podemos y Ciudadanos. Si algo ha definido a Albert Rivera durante la campaña electoral ha sido su aversión hacia Podemos. Dijo por activa y por pasiva que no pactaría con ellos. No tanto por sus propuestas socialdemócratas, como por defender abiertamente un referéndum sobre Cataluña. Pero ocurre varias cosas: el gazpacho no apoyaría el plebiscito sino directamente la independencia, y además repetir las elecciones podría perjudicarle seriamente. Parece que Ciudadanos tocó techo hace ya algunas semanas. Esta opción, que a muchos les ha llevado hoy las manos a la cabeza, no sería nada descabellada. Podría materializar lo que hemos venido llamando “tiempo nuevo” y “fin del bipartidismo”. Los tres partidos escenificarían su capacidad de acuerdo y su sentido de la responsabilidad. Los detalles del acuerdo, obviamente, no son anticipables. Estamos hablando, insistimos, de “un tiempo nuevo”.
    • ¿Y qué dice Ángela Merkel? Pues no es baladí. En agosto de 2011 logró lo que parecía imposible: que PSOE y PP se pusieran de acuerdo en una sola noche para cambiar el artículo 135 de la Constitución Española. El nefasto precio que tuvo que pagar por ello el PSOE es difícilmente olvidable. Supongo que evitaría a toda costa cualquier acercamiento al PP, pero habrá que esperar unos días para ver cómo funcionan los mercados y cómo reaccionan los demás partidos. Europa actúa así: con determinación pero con prudencia.

Comentarios (2)

Tags: , ,

El político soy yo

Publicado el 08 noviembre 2011 por manuguerrero

Estos días todo el mundo habla de las elecciones. Es lógico y natural, quedan menos de dos semanas para elegir al nuevo presidente y la situación económica y social de nuestro país –España- es totalmente desastrosa. Varios datos lo dicen todo: cinco millones de personas sin empleo y más de un millón de familias sin ingreso alguno en su hogar. No digo nada nuevo y no quiero, una vez más, redundar en lo que todos conocemos: que estamos metidos en un auténtico atolladero. Porque creo que lo que debe ahora preocuparnos seriamente es cómo salir de este laberinto.
Tengo la impresión de que todos tenemos en la cabeza algunas ideas de cómo salir de esta profunda crisis, pero que, en cambio, nadie mueve un pie para dar el primer paso. ¿Por qué? Achacamos única y exclusivamente al Gobierno la responsabilidad de sacarnos de aquí. Pero ¿estamos equivocados? Posiblemente sí. Me explico. Decía Bernard Shaw que “la democracia es un sistema político que asegura que el pueblo nunca tiene un gobierno mejor del que merece”, lo que nos lleva a deducir que solo tendremos un gobierno mejor cuando nosotros seamos unos mejores ciudadanos, y cuando sepamos adoptar las decisiones acertadas.
Yo, ahora que llega el fin de un año y el consiguiente comienzo de otro, les invito a reflexionar sobre qué hacemos cada uno de nosotros para mejorar la situación general de nuestros vecinos, especialmente de aquellos que lo están pasando mal o francamental mal, que por desgracia son demasiados. Por supuesto, no les estoy pidiendo que hagan una generosa donación a un amigo en apuros –algo que él les agradecerá, por supuesto- sino que tengan conciencia de inversores cada vez que piensan ser solo consumidores. Porque los pequeños gestos, cuando se contagian y se normalizan, pueden cambiar el orden de las cosas. Entenderán que no es lo mismo comprar un kilo de naranjas en una multinacional que comprarlo en la frutería de la esquina. Nuestro dinero no acaba igual de repartido (ni beneficia a los mismos) si nos hacemos con un libro en la librería de nuestro barrio que si lo compramos en El Corte Inglés. O un bolso de un artesano local frente al que podemos encontrar en un bazar asiático. Efectivamente, pensarán que en algunos casos hay unos euros de diferencia (lo sorprendente es que no siempre es así, o incluso que el autóctono es más barato), pero ahí lo que les decía de su rol como inversores. ¿Prefieren invertir en las oscuras fábricas de la periferia de Pekín –donde no se respetan los derechos humanos y donde cada vez más trabajadores se suicidan porque no soportan unas condiciones laborales de semiesclavitud- que en la industria local, donde existen unos horarios conveniados, unas pautas de igualdad y unas condiciones mínimas de higiene y seguridad? Y ojo, que no hablo de autosuficiencia, pero sí de mirar con lupa dónde guardamos o gastamos nuestro capital. ¿Realmente piensan que es lo mismo “invertir” en Brasil que en China? ¿Piensan de veras que el dinero “malgastado” no vendrá jamás de vuelta en forma de pobreza o de recortes al bienestar, que el dinero no es un justo bumerán?
Propongo para este momento tan delicado que todos asumamos el papel de gestores de la res publica, de políticos, que pensemos día a día en lo que hacemos y de qué modo podemos beneficiar a la comunidad en la que vivimos, que no es otra cosa que pedimos a quienes votamos para la Administración. Porque a menudo les culpamos de hacerlo fatal, pero rara vez demostramos que se puede hacer mejor.

Comentarios (0)