Archivado en | Vida Cotidiana

Francisco Guerrero: Un policía que pide libertad

Publicado el 12 Junio 2012 por manuguerrero


Francisco Guerrero nació en 1955. Trabajaba como policía local en la ciudad de Córdoba, experto universitario en criminología. Dejó los estudios de Derecho en segundo curso, cinturón marrón de taekwondo, posteriormente le fue otorgado el cinturón negro 1º dan, a título honorífico. Padece esclerosis múltiple forma primaria progresiva, una variante poco conocida y menos investigada por ser minoritaria (se estima que el 30% del total de enfermos de esclerosis múltiple) y para la que en la actualidad no existe tratamiento que ralentice su caprichoso avance, lo que sí ocurre en la forma remitente recurrente de esta enfermedad. Los primeros síntomas de la enfermedad lo sorprendieron muy sutilmente en el año 2002. Desde aquel año la enfermedad ha ido socavando y minando su salud. Su situación actual, a muy grandes rasgos, es la siguiente: puede caminar con mucha dificultad y con la ayuda de un andador de una habitación a otra de su casa, para desplazamientos superiores utiliza una silla motorizada, tiene una gran dificultad para masticar y beber y su habla se ha convertido en ininteligible.

Con esta alegoría que reproducimos a continuación pretende conjugar su experiencia como enfermo de esta forma de esclerosis múltiple, reivindicar el derecho a la eutanasia, criticar la insensibilidad de los gobiernos ante situaciones extremas de ciertos ciudadanos y reprochar a la gran mayoría de la ciudadanía su pasividad frente a semejante actitud de sus gobiernos.

Alegoría

Guillermo era un hombre de 46 años de edad con un empleo estable, una familia y como hobbys practicaba varios deportes (taekwondo, footing, musculación y natación, principalmente). Le gustaba la lectura de evasión y estudiar (sí, sí, estudiar, lo que no quiso hacer cuando era joven, ahora le apasionaba. Hay a quien le parece un hobby extraño, pero ese era uno de los de Guillermo, el estudio reglado como fin en sí mismo, no como medio para obtener un título).

Un día del mes de febrero del año 2002, salía Guillermo de clase hablando con compañeros de estudios y uno de sus profesores, cuando sintió una leve pérdida de libertad, la cual le duró unos minutos, no más de dos o tres. Así que no le dio mayor importancia, ¿a quién no le había ocurrido algo similar alguna vez?, él mismo había experimentado situaciones parecidas a lo largo de su vida. 

Fueron transcurriendo los meses y aquella pérdida de libertad se fue repitiendo, cada vez con mayor frecuencia, durante todo aquel año y primeros del siguiente. Guillermo comenzó a tomar aquello más en serio, porque esa pérdida de libertad ya comenzaba a tomar un cariz que escapaba inquietantemente a la normalidad.

Sin embargo, el detonante que hizo saltar todas las alarmas de Guillermo ocurrió en el mes de agosto de 2003, cuando tuvo una pérdida de libertad (a) drástica y permanente. A partir de aquel momento comenzó a peregrinar por los Juzgados para conocer qué resolución judicial lo estaba privando de libertad y por qué. No fue hasta primeros del año 2004 cuando encontró a un Juez que le notificó la sentencia: cadena perpetua sin posibilidad de recurso ni revisión de oficio.

¡Pero si no había habido juicio previo! (b) ¡Ni siquiera audiencia al interesado! (c) ¿Cómo podía dictarse una sentencia de aquel calibre sin dar opción a la defensa a ser oída y aportar pruebas de descargo? Aquello era impropio de un Estado Democrático de Derecho.

La sentencia, en su parte expositiva, como antecedentes de hecho, sólo expresaba uno: “ESTAR VIVO”. En la parte considerativa, como fundamentos de derecho, ¡no expresaba nada!, es decir sin motivar (d). Y en su parte resolutiva, como fallo: “CADENA PERPETUA” (e). Expresando como derecho para el condenado: “NINGUNO”, sin posibilidad de recurso (f).

Guillermo comprobó rápidamente que la cárcel en la que había sido recluido no era un centro penitenciario común, considerando el Estado en el que se encontraba, sino que tenía los muros transparentes, es decir que podía ver todo lo que ocurría al otro lado de aquellos infranqueables muros, agravando su pena, porque él nunca podría traspasarlos para realizar aquello que veía hacer a los demás, que él mismo había hecho, y deseaba con todo su ser volver a realizar, lo cual suponía una tortura constante (g). Pero la prisión era aún más torturadora e inhumana, porque con el tiempo, de forma progresiva y caprichosa, iba reduciendo su espacio hasta llegar un momento en el que no pudiera mover un solo músculo, sin embargo podría continuar viendo cómo el resto de personas disfrutaban de los pequeños o grandes placeres que ofrece la vida, es decir ¡VIVÍAN! Lo cual veía Guillermo como un arrebato de la dignidad.

Guillermo, viendo que no había forma de recurrir aquella sentencia injusta, decidió que jamás la aceptaría, pero se adaptaría a la situación en la cual se encontraba. No obstante, cuando se iba adaptando cambiaba la situación, por supuesto a peor, así que tenía que volver a reconstruir sus esquemas y vuelta a empezar, y empezar, y empezar… Aquello llegó a ser un desgaste psíquico constante, sintiendo un sufrimiento insoportable, ¡YA NO VIVÍA! Sólo podía padecer.

La prisión en la que fue confinado Guillermo lo iba presionando, conforme disponía la sentencia y a muy grandes rasgos, del siguiente modo: 

• A partir del mes de agosto de 2003 los funcionarios le impidieron correr y saltar, podía ir dónde quisiera o hacer cualquier otra cosa menos correr o saltar. Lo que no habría tenido una gran trascendencia si no se hubiese tratado de Guillermo que entre sus aficiones se encontraban practicar algunos deportes, lo cual le hacía sentir bien su cuerpo y su mente, por consiguiente aquello fue una gran pérdida de libertad para Guillermo.

• A partir del mes de mayo de 2004 los funcionarios le impidieron caminar con soltura, lo que implicaba que no podía ir a cualquier lugar.

• En abril de 2005 los muros de la prisión ya se habían aproximado tanto que sólo le dejaban un espacio de 500 metros de perímetro con un terreno irregular y dificultoso para la deambulación.

• En marzo de 2009 los funcionarios comenzaron a restringirle la comunicación verbal. Y los muros, por su parte, habían llegado a aproximarse hasta dejarle un perímetro de unos 80 metros.

• En octubre de 2009 los funcionarios le restringieron los líquidos que podía tomar, eliminando algunos de ellos.

• A primeros del año 2011 los funcionarios le prohibieron hablar, escribir manualmente, masticar los alimentos, beber la gran mayoría de los líquidos, las visitas de sus amigos y los muros lo internaron en una celda de unos 49 metros cuadrados, con un suelo lleno de irregularidades, haciéndole difícil caminar por él sin caerse.

Guillermo es consciente que los graves padecimientos que le está provocando la injusta e implacable condena de que es objeto se harán cada vez más difíciles de soportar y que la única forma que tiene para dejar de padecerlos y recuperar su dignidad es el indulto que tendrá que firmar él mismo, lo cual lo angustia y aflige porque si cuando decida estampar su firma los funcionarios le han prohibido firmar, se vería en una situación claustrofóbica con graves padecimientos imposibles de soportar. Guillermo conoce a personas que han sufrido esta situación inhumana, degradante y carente de dignidad, sin que el Gobierno le concediera el indulto, a pesar de su petición expresa, seria e inequívoca. Es más, habría castigado duramente a aquella persona que hubiese firmado el indulto de alguna de ellas a su petición expresa.

El Gobierno es totalmente insensible e impasible, como un déspota o tirano con poder absoluto sobre sus súbditos, ante estas situaciones de los ciudadanos, a pesar de haberles sido conculcados la práctica totalidad de sus derechos fundamentales. Es sorprendente ver cómo al sujeto que ha cometido los actos delictivos más abyectos, horripilantes y ruines que cueste imaginar a una mente sana, se le respetan todos sus derechos y jamás consentiría un gobierno democrático, ni éste mismo Gobierno, imponerle una pena que le causara padecimientos, ni de lejos, parecidos a los que soportan estos ciudadanos. Sin embargo, a éstos que los actos que han cometido han sido ser respetuosos con las leyes y con los derechos de sus conciudadanos, se niega a liberarles de ellos.

Pero es más grave, si cabe, la pasividad de la gran mayoría de los ciudadanos que no conminan a sus gobernantes para que respeten y hagan respetar los derechos fundamentales y cuando éstos son quebrantados, escuchen y ejecuten la voluntad de la persona sometida a semejante violación, tendente a restaurar su dignidad (h).

 A modo de epílogo quiero recordar las palabras del dramaturgo y poeta  alemán Bertolt Brecht:

“Primero se llevaron a los judíos, pero como yo no era judío, no me importó. Después se llevaron a los comunistas, pero como yo no era comunista, tampoco me importó. Luego se llevaron a los obreros, pero como yo no era obrero tampoco me importó. Más tarde se llevaron a los intelectuales, pero como yo no era intelectual, tampoco me importó. Después siguieron con los curas, pero como yo no era cura, tampoco me importó. Ahora vienen a por mí, pero ya es demasiado tarde”.

En Córdoba a mayo de 2012.

Francisco Guerrero Rivas.

AGRADECIMIENTOS: Mi agradecimiento y cariño a mi hijo Paco, a mi nuera Victoria García Montemayor y a mi buena amiga Isabel Mª Gálvez Clemente porque cuando la leyeron me animaron y ayudaron a darle la máxima difusión y por sus valiosos consejos para perfilar los últimos detalles. Sin ellos se habría quedado guardando polvo entre los archivos de mi ordenador.

————————————————————————

(a) Vulneración del artículo 17 de la Constitución Española, del artículo 6 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y del artículo 3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

(b) Vulneración del artículo 24, apartado 2, de la Constitución Española, del artículo 47 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y del artículo 11 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

(c) Vulneración del artículo 24, apartado 1, de la Constitución Española, del artículo 48, apartado 2, de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y del artículo 10 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

(d) Vulneración del artículo 120, apartado 3, de la Constitución Española.

(e) Vulneración del artículo 9 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

(f) Vulneración del artículo 24, apartado 1 de la Constitución Española, del artículo 47 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y del artículo 8 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

(g) Vulneración del artículo 15 de la Constitución Española, del artículo 4 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y del artículo 5 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

(h) Vulneración del artículo 10, apartado 1, de la Constitución Española, del artículo 1 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y del artículo 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

DESCARGAR EN FORMATO PDF


36 Comentarios en esta entrada

  1. Paco Rios Says:

    Querido amigo Paco, viendote en el banquillo de los acusados, ante una vida que te juzga por un delito no cometido, yo, “doctor honoris” causa en la carrera de obstaculos, que, intento entender, es la vida.
    Yo, digo, me erijo en juez y parte, (no me importa reconocer mi falta de imparcialidad en este caso)y, relevandola del caso acusandola de dejadez y arbitrariedad, descargo el mazo de la comprension sobre la mesa, resuelvo este caso y dicto sentencia:
    “Por el poder que me otorga ahber servido de conejillo de indias a la vida, hago constar en acta haciendo relación de las siguientes puntualizaciones:
    1-Que, empeñada una y otra vez en poner una escala graduada al sufrimiento diciendonos que siempre hay alguien que está peor que nosotros.
    2-Que diciendo que todo se solucionará en el amanecer de mañana.
    3-Que procurando hacer el bien, ella misma prometió recompensarle duplicando cada gesto amable.
    4-Que, como inversion, recibió de D. Francisco Guerrero, una importante cantidad de ilusiones, prometiendole un interes fijo a largo plazo, y el beneficio neto de una elevada cantidad de alegria y satisfacciones.
    Por todo ello:
    SENTENCIO, a la vida, a dar satisfacción al señor D. Francisco Guerrero en los siguientes terminos y condiciones:
    1- Deberá indemnizarlo con la calma y serenidad que, sin previa comunicación de sus intenciones, le arrebató, durante todo el tiempo que lleva en las circunstancias que son denunciadas aqui.
    2- Deberá indemnizarlo también, por no hacer cumplimiento del contrato pactado, puesto que queda suficientemente probado que el dia de mañana (ya que dicho contrato se firmó en el pasado) es el día de hoy, sin que haya recibido D. Francisco Guerrero recompensa suficiente por su dedicación exclusiva al servicio de ella.
    3- Deberá indemnizarlo también, por incumplir lo prometido, al entregarle a cambio, una minima parte a todas luces insuficiente, de la cuantia prometida.
    4- Deberá indemnizarlo, por ultimo, devolviendole integras las ilusiones perdidas, con una cantidad añadida, equivalente y cuantificada, que será fijada por el denunciante, D. Francisco Guerrero, dando cumplida satisfacción a sus deseos.
    CUMPLASE LA SENTENCIA POR MI DICTADA, COMUNICANDOSE A AMBAS PARTES, EN LA SEGURIDAD DE QUE, DE NO HACERSE EFECTIVA, EL SEÑOR D. FRANCISCO GUERRERO SE RESERVA EL DERECHO A RETOMAR ACCIONES LEGALES Y ACTUANDO EN CONSECUENCIA, CON EL CONSENTIMIENTO DE ESTE JUEZ, SE PODRÁ SENTIR LIBRE, FELIZ Y SATISFECHO, SIN TOMAR EN CONSIDERACIÓN LAS ACCIONES QUE LA VIDA REALICE DE AHORA EN ADELANTE.
    Es justicia que merece, por su recto proceder, el denunciante, D, Francisco Guerrero.

    En Córdoba, a 21 de Junio de 2012

  2. ROSARIO Says:

    POR EL PODER QUE ME OTORGA EL FUNCIONARIO DE MI PROPIA PRISIÓN, EN LA QUE ESTOY EN RÉGIMEN DE TERCER GRADO, RATIFICO LA SENTENCIA ANTERIORMENTE EXPUESTA. SI D. FRANCISCO GUERRERO DECIDE EMPRENDER ACCIONES LEGALES, AQUI TIENE UN TESTIGO QUE PUEDE APORTAR TODO EL AGRAVIO QUE LA VIDA HA COMETIDO CON ELLA. QUEDO A SU ENTERA DISPOSICIÓN.

  3. Francisco Guerrero Says:

    Ilmo. Sr. Juez D. Francisco Ríos:
    Es para mí una satisfacción comprobar que en la judicatura existen Jueces como su señoría, con su catadura moral, profesionalidad, coraje y honestidad para no amilanarse ante sentencias de jueces de mayor poder, actitud que le ennoblece.
    Esta sentencia además de valiente y justa es una magnífica obra literaria. Al leerla me recuerda lo que decía Aristóteles: “La equidad es la justicia llevada más allá de lo que la ley ordena”.

  4. Francisco Guerrero Says:

    Mi agradecimiento a la testigo que se presenta voluntariamente, y me consta que sabe de lo que habla. Siendo totalmente imparcial y conociendo lo injusto de la situación en que me encuentro.

  5. Margaret Says:

    Hola Francisco, Me ha gustado mucho tu escrito. También vivo en Córdoba y también tengo EM y también tengo serios problemas de movilidad (y otras cosas).

    No sabía que me iba a adaptar a esta enfermedad con la tranquilidad que he demostrado. Sin embargo estoy de acuerdo contigo el 100%. Cada uno debe de estar en control de su propio destino, incluyendo la muerte.

    Leí una vez la definición de la felicidad. No sé de quien.

    “El mas feliz es el que mejor se adapta a sus necesidades”

    Obviamente tu tienes serios problemas para aguantar. Lo siento mucho. ¿Tienes algún hobby que te puede distraer?

    ¿Puedes usar el PC? Yo paso la mayor parte de mi tiempo charlando con mi familia en UK, también jugando a Bridge online, es un juego fascinante.

    Porque no te dedicas a escribir cuentos cortos? Yo te busco una ilustradora, mi hija.

    Llámame si quieres y podemos protestar de todo!!!!!!!!

    Margaret

  6. José Manuel Egea Gallardo Says:

    Estimado Paco, estimado compañero, hace unos días me instaron a leer esta reflexión que tan perfectamente has expresado y, me siento totalmente de acuerdo en su contenido y solicitud. El padecimiento que “la vida” te ha provocado es injusto y muy grave. Lamento saber que tienes toda la
    razón cuando nos recuerdas las palabras de Bertolt Brecht. Y siento vergüenza de no hacer mas. Permíteme saldar un poco, poquísimo mi pereza, para adherirme contigo y pedir esa \”libertad\” eutanásica que solicitas y que ningún gobierno puede prohibir. Podrá velar para amparar la voluntad ponderada de la solicitud, la seguridad de la no presión y la garantía de la voluntad soberana del individuo, pero nada más. Te ofrezco mi apoyo y quedo a tu disposición, Un abrazo.

  7. OSCAR Says:

    CREO QUE LA EUTANASIA TENDRÍA QUE SER EL PRIMER DERECHO FUNDAMENTAL DE LA PERSONA: MUCHÍSIMAS VECES ME ACUERDO DE TÍ,, Y SOBRE TODO CUANDO PASO JUNTO A VISTALEGRE.
    > LA MEJOR ÉPOCA DE MI VIDA DESDE EL PUNTO DE VISTA PROFESIONAL HA SIDO CUANDO ÉRAMOS UN EQUIPO, NUESTRO EQUIPO QUE POCO A POCO SE DESMENBRÓ.
    > HE APRENDIDO MÚCHÍSIMO JUNTO A TÍ, PROFESIONALMENTE Y COMO PERSONA. HABÍA MUCHÍSIMOS DÍAS QUE IBA A TRABAJAR CON GANAS E ILUSIÓN, ESO HACE AÑOS QUE PASÓ A LA HISTORIA.
    > A ALGUNOS DE MIS MEJOPRES AMIGOS NO LOS VEO HACE AÑOS Y TAMPOCO HABLO CON ELLOS, PERO YO SE QUE ELLOS ESTÁN Y ELLOS SABEN QUE YO TAMBIÉN ESTOY, Y ESO SIENTO CONTIGO. RECUERDO MUCHOS MOMENTOS VIVIDOS CONTIGO, PERO SOBRE TODO CONVERSACIONES Y DISCUSIONES DIALÉCTICAS. APRENDÍ DE TI, DE RAFAEL, DE CUSTODIO, DE CARLOS, DE CLIMENT Y DE JUAN, AUNQUE IMAGINO QUE TODOS CAMBIAMOS, PERO ESOS PRIMEROS AÑOS NO TIENEN QUE VER NADA CON LO QUE HAY HOY EN DÍA. LA GENTE ENTRA EMPUJANDO SIN RESPETO A LA ANTIGÜEDAD, A LA EXPERIENCIA, CON LA PREPOTENCIA DEL QUE SE CREE MEJOR.
    > bUENO DESPUÉS DE ESTE GUIÑO AL PASADO QUIERO DECIRTE QUE AUNQUE NOME CONECTO MUCHO, A VECES SI LO HAGO Y SI DE ALGUNA MANERA PODEMOS CHARLAR ME ALEGRARÍA.
    > ÁNIMO PARA EL RETO QUE TENGAS EN TU MENTE, TU SIEMPRE HAS CONSEGUIDO LO QUE TE HAS PROPUESTO, Y HAS TENIDO LA CONSTANCIA QUE ME HA FALTADO A MI SIEMPRE. UN FUERTE ABRAZO 9168. PACO

  8. Francisco Guerrero Says:

    Hola Margaret:
    Ante todo, muchas gracias por tus ánimos y tu predisposición.
    Me alegra saber que has optado por adaptarte y no por resignarte, esa es la forma de afrontar los retos que nos pone la vida, cuando éstos no están a nuestro alcance vencerlos.
    Efectivamente tengo hobby, leo bastante, utilizo mucho el ordenador (abro y envío correos a mis amig@s), utilizo todos los dedos de las dos manos para escribir, aunque he perdido mucha velocidad y destreza, pero me las arreglo bien, ahora también me he enganchado al carro de Facebook para difundir mi escrito. Por otro lado tengo que ayudar a algunos de mis familiares. En definitiva, que entre esto, los ejercicios de logopedia y fisioterapia, tengo los días bien completitos, que es lo que deseo y he procurado siempre.
    Pero todo esto pasaría a un segundo plano si la enfermedad rebasara las líneas que me marqué cuando tomé consciencia de sus posibles consecuencias. Por eso dice de “Guillermo”: cuando decida estampar su firma (refiriéndose al “indulto”).
    Tomo nota de los cuentos, por si alguna vez tuviese tiempo, me gusta tener siempre cosas en reserva.
    Si puedo ayudarte en algo, dentro de mis limitaciones, cuenta con ello.
    Saludos.

  9. Francisco Guerrero Says:

    Querido compañero José Manuel:
    Muchas gracias por tus palabras de afecto y comprensión. Es un orgullo para mí recibir apoyos como el que tú me das (muchos más de los que yo esperaba). Me alegra saber que he dejado tant@s amig@s bajo los uniformes y ese nombre que nos englobaba a todos: POLICÍA LOCAL.
    Me gustaría y te agradecería que compartieras el artículo para que así llegue a tus amigos en facebook y, de esta forma, conseguir mayor difusión.
    Un abrazo.

  10. Francisco Guerrero Says:

    Gracias, Óscar. Yo también recuerdo con mucha nostalgia los tiempos de nuestro equipo, trabajábamos y lo pasábamos bien (no todo el mundo puede decir eso).
    He visto en facebook que tienes dos mozuelos muy guapos y que disfrutas con ellos, sigue así que los años pasan rápido y cuando acuerdes son hombres.
    Un fuerte abrazo también para ti.

  11. Isabel G. Says:

    He compartido celda con D. Francisco durante nuestros primeros años de encarcelamiento. Hemos reído y llorado juntos, nos hicimos expertos en redactar y presentar hojas de reclamaciones, hicimos planes para promover acciones que nos aliviaran en el claustro y de pronto, sin previo aviso, fuimos separados por el sistema carcelario. Aún así, seguimos buscando con denodado esfuerzo lugares comunes.

  12. Francisco Guerrero Says:

    Por supuesto, Dña. Isabel, siempre encontramos y encontraremos algún lugar donde comunicarnos. Somos luchadores natos, nunca hemos aceptado el encarcelamiento y no lo vamos a hacer, batallaremos hasta el final.

  13. J.M. Ramírez Fenoy Says:

    Estimado amigo Paco. Hace días leí la alegoria y hoy los distintos comentarios que has recibido. Te digo que hace días la leí y , aunque sé que no piensas que por insensibilidad no te he contestado , el motivo lo desconoces y es que.., no sé que decirte. Te conozco y te admiro. Sé de tu dedicación , equilibrio, compañerismo, lealtad, esfuerzo de superación en todos los sentidos y has sido y eres mi referente inalcanzable desde hace más de venticinco años. Llevo mucho tiempo diciendo que el ejemplo más claro de la injusticia de la vida , eres tu. Jamás le has hecho daño a nadie. Por el contrario siempre te has prestado a ayudar y eres sensible a las necesidades de los demás . Has procurado formarte como persona, tanto en un plano humano como cultural y efectivamente ,nadie se merece y menos tú, el sufrimiento que padeces y que parece te ha hecho dar un paso (que yo conocia que darias por otro lado), para hacernos reflexionar sobre qué es la vida . Sé de lo mal que lo estás pasando y como amigo tuyo que soy te diré que sigues siendo ese referente al que antes aludí : creéme, no te admiro menos ahora que cuando me destrozabas corriendo hace más de veinte años , que tiene más merito para mi que alcances la cama desde la silla que aquellos catorce largos kilometros que recorriamos, que tiene más merito y es más ejemplarizante para todos nosotros, la lucha permanente por mantener una minima movilidad que el levantar la pierna haciendo artes marciales por encima de cabeza del contrario cuando estabamos en el gimnasio en la decada de los ochenta. Sigues siendo un luchador para todos nosotros, no lo olvides, Paco . Lo eres para todos tus amigos, pero tambien para tu familia: Paco, Inma , Mari y por supuesto tus padres y hermano. Por todo ello y porque soy mucho más egoista que tu ,te pediria que no desfallezcas , que sigas luchando como hasta ahora. Mira, hay veces que jugando al fútbol te envian un balón al que tu piensas que no vas a llegar porque la ventaja es del defensa. Si no lo buscas,si no aprietas los dientes y corres, si no luchas.., seguro que no es tuyo. No es la primera vez que el defensa tropieza o se escurre y ahí es donde ganas la posesión encarando porteria. Un abrazo

  14. Francisco Guerrero Says:

    Mi querido y buen amigo Miguel. Es cierto que durante muchos años hemos compartido deporte, trabajo y muchos momentos buenos. Pero no mencionas, por modestia, que cuando caí enfermo siempre has conseguido un rato, en tu apretada agenda, para compartirlo conmigo, dándome ánimo y quitando “hierro” al asunto, como continúas haciendo. Eres ese amigo que como la sangre acude a la herida antes de que la llamen.
    Dices que sabías que daría el paso, por supuesto, ya que me conoces muy bien y lo hemos hablado en nuestros encuentros de años. No obstante, el paso no está dado aún, por eso dice de “Guillermo”: cuando decida estampar su firma (refiriéndose al “indulto”).
    No creas que estoy dispuesto a desfallecer, continuaré la lucha, como hice con los reservados para minusválidos, con las barreras urbanísticas, el acceso a los medios de transporte para personas con movilidad reducida, etc. Todo ello porque soy consciente de que el legado que he recibido ha sido fruto de la lucha que han mantenido quienes pasaron antes que yo, por lo tanto considero mi deber moral aportar mi gratito de arena para los que me sucedan. Esta alegoría forma parte de la lucha (cada cosa a su tiempo), con ella quiero realizar mi pequeña aportación intentando crear un debate sobre “la libertad del ser humano para decidir sobre su propia vida en casos extremos”. Para mí se trata de determinar si se quiere continuar respirando (que no viviendo) o no.
    Considero que es el momento de esta última batalla, porque, como te he dicho en otras ocasiones, tengo unas líneas marcadas que no estoy dispuesto a rebasar y cada vez las veo más cerca. Por favor, cuando llegue el momento no lo veas como tirar la toalla, es simplemente saber cuando la guerra ha terminado y no estar dispuesto a morir en el potro de tortura del enemigo.
    Un fuerte abrazo para ti, Belén y los niños.

  15. Vicente artín Says:

    Querido amigo,compañero PACO,no es la primera vez que leo tu alegoria,la he compartido con todos mis contactos, y no me he atrevido hasta hoy de expresarte mi mas sincero pensamiento de compartir contigo los tuyos, cada persona debería tener la capacidad de decidir por sí mismo, nadie

  16. Vicente Martín Says:

    Querido AMIGO, COMPAÑERO PACO, en varias ocaciones he leido tu alegoria, y no me he atrevido hasta hoy, hacer comentario, por lo delicado que es, solo quisiera expresarte mi mas sincero apoyo en todo aquello que tu pienses que es lo mejor, y creo como tu expresas, que hay que tener la LIBERTAD de desición, que nadie debería de decidir por la persona en ciertas cuestiones.
    Te animo a seguir, a luchar, a no desfallecer,
    Un abrazo

  17. Francisco Guerrero Says:

    Querido amigo y compañero Vicente. Treinta años vistiendo el mismo uniforme… Es cierto que no hemos coincidido en demasiados servicios, pero las nuevas tecnologías nos mantienen en contacto. Cuando abro mi Hotmail ahí están los correos de mi amigo Vicente, unos filosóficos, otros de lugares exóticos, otros chistosos, otros… bueno muchos.
    Muchas gracias por tus ánimos y apoyo.
    Un abrazo.

  18. Victoria Ruano Says:

    Querido amigo de mi querida amiga Isabel, sólo quería felicitarte tu alegoría, me parece una manera de explicar una de las dimensiones de la calidad de vida de las personas inmejorable. Creo que la autodeterminación de las personas es un valor que tenemos que defender. Tener libertad para decidir sobre nuestras vidas y vivir en consecuencia a nuestra forma de pensar es indispensable. Ya nos lo dijo Gandhi: “La felicidad consiste en poner de acuerdo los pensamientos, tus palabras y tus hechos”.
    Las limitaciones que nos ponen en “poder hacer” tenemos el deber defenderlo y se nos olvida con facilidad. Mientras haya personas como tu que nos lo recuerden podremos seguir avanzadnos. Muchas gracias.
    Veo que tienes tanta fuerza como mi amiga Isabel. Me alegra conocerte un poquito.

  19. Francisco Guerrero Says:

    Estimada Victoria tenemos la suerte de poseer en común la amistad de nuestra buena amiga Isabel. Quiero darte las gracias por tu adhesión a mi causa, que es la de muchas personas que se encuentran en situaciones extremas, no pueden llevar a cabo su voluntad y se les impone la de terceros, arrebatándoles uno de los derechos más intrínsecos de todo ser humano.

  20. Francisco Guerrero Says:

    Estimada Raquel: no tengo el placer de conocerte, sólo sé que eres doctora en medicina. No obstante, desde aquí, quiero expresarte mi más profundo agradecimiento porque cuando leíste mi alegoría me hiciste llegar un libro como regalo con la siguiente dedicatoria:
    “Al igual que la “Historia de Guillermo”, este libro hizo cambiar muchas de las ideas que de pequeños nuestras familias conservadoras nos inculcan; y me hizo plantearme algo que hoy día tengo muy claro, EL DERECHO INEQUÍVOCO A LA “LIBERTAD DEL CAUTIVERIO SOBREIMPUESTO”, el derecho que todos tenemos a morir dignamente.
    Aunque no nos conocemos, sí que conozco a tu hijo Paco y a tu nuera Victoria (mi compañera y amiga), a la que agradezco profundamente haberme hecho partícipe de la “Historia de Guillermo”; y he querido regalarte este libro (que quizás hayas leído), en agradecimiento por recordarme que “tenemos la obligación” (más nosotros por nuestra proximidad a la muerte que nadie) de luchar por la MUERTE DIGNA como derecho para todos.
    Gracias de corazón, y enhorabuena por luchar y vencer a diario. Un abrazo.
    Raquel”
    El libro se titula “Martes con mi Viejo Profesor” de Mitch Albom. Al profesor le diagnostican esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad de la familia de la esclerosis múltiple forma primaria progresiva, pero de mucho peor pronóstico que ésta.
    Este libro me lo prestó un conocido de mi mujer hace unos siete u ocho años, poco después de ser diagnosticado. En aquella fecha lo leí como cualquier otro libro, sabiendo que se trataba de otra enfermedad mucho más grave que la que me habían diagnosticado a mí y, además, que mi evolución podía ser benigna, ¿por qué no? Me pareció un libro interesante porque, como tú bien dices, nos cambia muchas ideas con las que hemos sido socializados o, al menos, nos hace reflexionar sobre ellas, entorno a la muerte como tabú. En casa de mis padres nunca se ha podido hablar de ella como de cualquier otro aspecto de la vida, siempre ha habido un rechazo de plano.
    En esta ocasión lo he leído con avidez, en dos “sentadas” (literalmente), cuando comencé a leerlo no podía dejar de hacerlo, eran tantos los paralelismos con ciertos síntomas… y tantas las ideas coincidentes con lo que se manifiestan… He podido valorarlo y disfrutarlo con total plenitud.
    De nuevo te reitero mi gratitud por el regalo, saber escoger el libro y el momento.
    También quiero aprovechar para dar las gracias a tu vocación-profesión, tanto a ti como a todos tus compañeros, por sanarnos y/o paliar los síntomas que padecemos cuando enfermamos.
    Un abrazo.

  21. Carmenchu Says:

    Hola Paco
    Soy Carmenchu y te he conocido a través de Isabel a la que compartimos en afectos profundos. Es obvio que somos “sensibles durmientes” hasta que los acontecimientos nos tocan de lleno y nuestra sensibilidad se activa. Soy proclive a tu causa por muchas razones, que si simplifico, tienen que ver con mi creencia férrea en la dignidad y en la libertad del ser humano. Se que solo tu afrontas los acontecimientos diarios en su compleja realidad y también se que cuando tienes la suerte de que te amen como demuestran todos estos comentarios, puedes sentir la satisfacción de haber sembrado algo hermoso en los corazones de cada uno. Admiro a las personas anónimas que pasan por la vida siendo luz. Parece que tú lo eres, enhorabuena. Un abrazo

  22. Francisco Guerrero Says:

    Hola Carmenchu:
    Es muy grato para mí saber que el nexo entre nosotros es mi buena amiga Isabel. Tienes razón al decir que tengo suerte, yo añadiría también que me enorgullece sentir el calor humano que me dan todos los comentarios y muestras de cariño que estoy recibiendo.
    Mi más sincero agradecimiento por la sensibilidad que demuestras en tu comentario.
    Un abrazo.

  23. jose javier Says:

    Paco, la de veces que te me pongo como ejemplo de superación en adversidades cuando me da por quejarme, y a mi solo me han puesto alguna multa y me han retenido momentáneamente. Sigo soñando con que algún día despertemos con una amnistía.
    no entiendo ni entenderé a los fanáticos que obligan a los demás a no poder hacer lo que ellos no “harían”, por eso, haré todo lo que pueda en contra, y es inevitable un deseo que a estas personas que se oponen a una finalización del sufrimiento, tengan algún mal trago hasta que cambien de parecer.
    me ha gustado mucho la forma o alegoría de la realidad en como lo plasmas, mi enhorabuena, puede que alguna vez me atreva a inspirarme a escribir algo.
    saludos y abrazos

  24. Francisco Guerrero Says:

    Jose, siguiendo con la alegoría tu multa y retención son fruto no de errores o confusiones, sino de una administración corrupta y consecuencia de infracciones penales, por consiguiente son actos nulos de pleno derecho conforme a la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.
    Me alegra que me digas que sueñas con la amnistía. Por favor, no dejes de hacerlo. Espero que, al menos, la administración corrupta no se acuerde más de ti, mientras llega esa amnistía que, seguro, llegará.
    Dejando de lado la alegoría, creo que en alguna ocasión hemos hablado de la máxima que he seguido desde que me diagnosticaron “espera lo mejor, pero prepárate para lo peor”.
    Respecto a la eutanasia, se trata de algo tan básico para la vida en sociedad (la convivencia) como es el respeto a los demás y saber que nuestros derechos y libertades terminan donde empiezan los del resto de personas.
    Un fuerte abrazo.

  25. PacoMar Says:

    Hace tiempo, Paco escribió un mensaje. Un mensaje que envió a ese nuevo mar que hoy día tanto se conoce. A veces, alguien realizó el mismo hecho en el mismo mar o físicamente con papel, botella de vidrio y un océano (o varios) por delante y que tenía a mano el buzón para el envío.
    El mismo mar (o red) documenta casos curiosos: Yokohama a América vía Pacífico, Alemania Rusia vía Báltico (23 años),… El de Paco es un mensaje que reclama libertad de decisión.
    Paco, todavía recuerdo el penúltimo “a ver si nos vemos cordobés” (somos de barrios vecinos), pero la “lenta dinámica de uno”, la presidencia del bloque, los viajes, otras cosas con la Internet… (y no son excusas de nada y para nada) hacen que el tema latamente y pendiente pero no olvidado tome al fin cuerpo. Somos de esa estirpe en la que, para bien o para mal (que cada cual elija la opción correcta) nuestra nueva religión nos ha prohibido el pecado de las prisas. Aquí la cosa “va por tocas”.
    Bueno, intentaremos hacer las cosas de otra manera.
    Con Paco, preferí (porque ese es mi talante –malos tiempos para el palabro- o manera) correo privado y estar contigo y Sierra antes de redactar el presente escrito seudo-oficial para las redes de la “astualidad” (dicen que lo que no está escrito, no existe!)

    Me presento era, y resumiendo que no es sitio para más, una persona medianamente activa (esto es valorable, por supuesto. Nadie es mejor que nadie), eso sí un poco “tirillas”.Fui diagnosticado de EM en 1999 y nos saltamos las lógicas fases de asunción del hecho (Cielo Santo, ¿Qué hice para merecer “esto”?. ¿Fui mucho a misa (que no)?, ¿Bebí/fumé demasiado en mi juventud (para un “tirillas” como yo)?, ¿o quizás tuve mucho stress/laboral/físico para el mismo “tirillas”), ?????,…
    Mirando retrospectivamente (mis hijos dicen que, a veces, parezco “el abuelo cebolleta”) los años 2006 y 2009 fueron puntales para mi estado actual de andar como las arañas sobre cuatro apoyos (que lujo!, dirás Paco).
    Paco, quiero transmitirte todo mi apoyo en tú causa (la legalización de la eutanasia). Lo cuál abriría un debate sobre el concepto y calidad de la Justicia en este país (que aparte de la ley natural, viene a ser como algo así como “lo que conveniente a una mayoría más o menos manipulada” en un momento dado). Aprovechando la ocasión (esa del Pisuerga…) esa justicia que abarca aspectos desde la Familia Real a bancos, códices robados,…

    Lo dicho: ánimo y, a parte, de tus propias experiencias te recomendaría ese otro mar como es la música, infinita en sí, hay tantas como seres hay y hubo (el primer ritmo que oímos es el corazón de la madre y ahí empieza todo)… Nos vemos
    NOTA.- Publicado tras entrevista personal y real con Paco y Sierra (a la vieja usanza)
    Ante mi diagnóstico, me veía releyendo la trilogía de Samuel Beckett (Moloy, El Inombrable y Malone muere (que según mis vagos recuerdos de la veintena de años, trataba visiones/sentires existenciales de personas en casos extremos (solo con afán descriptivo). Lola (mi respectiva), vio mejor que lo dejase,…., ya habrá ocasión.

  26. Salvador Sánchez Says:

    Respetado y admirado Paco: No tengo el placer de conocerte personalmente, pero sí sé de tí desde hace muchos años a través de (Juán Miguel Ramírez Fenoy, mi amigo además de primo). Obvio comentar cuanto te aprecia, respeta y admira, pues creo que te lo ha evidenciado personalmente y también por escrito como consta en este blog. Me ha enviado tu reflexión y, la verdad, me da reparo expresarme por miedo a no ser capaz de estar a la altura de los intervinientes; no obstante, lo intentaré. Dicen que la vida es una carrera de obstáculos y es verdad; nos animan a superarlos con firmeza, osadía y perseverancia, pero todos -o casi todos- sabemos que hay obstáculos que humanamente no se pueden franquear y que renunciar a intentar superarlos no es signo de debilidad, cobardía ni nada que se le parezca; simplemente no se pueden saltar porque existen o tenemos una limitaciones hu…ma…nas. Solemos dar consejos pero no empatizamos con el que sufre de una forma cruel e inhumana; decimos que lo comprendemos,pero seguimos con nuestra vida -cosa por otra parte natural- mientras el paciente sigue soportando el peso de su cruz con las escasas fuerzas que le van quedando; damos ánimos, pero el sufriente tiene que afrontar en la más absoluta soledad interior el dolor físico y espiritual que le provoca la tirana enfermedad. Yo no soy nadie, no tengo poder de decisión ni de influencia, sólo tengo la clarividencia para ver, para sentir, que lo que yo no querría para mí no lo quiero para ninguno de mis semejantes.Te deseo, de todo corazón, lo mejor sea en este mundo o en otros posibles. Un fortísimo abrazo.

  27. Francisco Guerrero Says:

    Hola Paco: es para mí una satisfacción compartir momentos de charla contigo (la última vez sería más correcto decir comunicación). Cuento con la suerte de que con tu “andar como las arañas” (como tú denominas) tienes el coraje de lanzarte a esa carrera de obstáculos que supone el medio urbano, para quienes tenemos movilidad reducida, con el único objetivo de pasar un tiempo conmigo, no mucho por la climatología y el esfuerzo que te supone semejante hazaña. La primera vez que viniste a la urbanización en la que resido estuvimos en la zona ajardinada, a la sombra, disfrutando del frescor de la mañana y del agradable olor de las plantas. Conversamos de todo un poco y supuso un rato placentero para mí. Esta última vez no ha podido ser así, nos hemos tenido que quedar en un lugar mucho más reducido, mi escritorio, porque sólo puedo comunicarme a través de mi ordenador y el programa que pasa a voz el texto.
    En lo concerniente a la música, como te dije, me gusta mucho, pero no lo suficiente para ponerme a escuchar música sin hacer ninguna otra cosa. Necesito actividad, me gusta oír música suave de fondo mientras hago otra cosa.
    Muchas gracias por tu apoyo.
    Un abrazo.

  28. Francisco Guerrero Says:

    Estimado Salvador: antes de nada, mis disculpas por la tardanza en contestarte, me ha ocurrido un problema informático que no podía solucionar. Dicho esto, paso a contestarte:
    Como bien dices no nos conocemos. No obstante, yo también sé de ti desde hace muchos años por medio de mi apreciado y buen amigo Miguel. El hecho de que seas su amigo (que no un mero familiar, ya que esto nos viene impuesto) te sitúa en un lugar privilegiado en mi particular escala de amistad. Me consta, porque así me lo ha hecho ver en muchas conversaciones, que Miguel te quiere, valora y te tiene en muy buena consideración.
    Tengo que discrepar contigo cuando en tu comentario dices “Yo no soy nadie, no tengo poder de decisión ni de influencia” porque tú sí eres una persona con poder para decidir y, tal vez inconscientemente, has decidido influir a través de tu comentario, dando tu opinión libremente.
    Me abruma que tantas personas que no conozco, como es tu caso, me muestren tanto cariño y comprensión.
    Con total sinceridad, muchas gracias por decidir influir.
    Un fuerte abrazo, también para ti.

  29. PacoMar Says:

    Paco:
    Nos veremos pronto y nos “comunicaremos” sobre sonidos etereos “hecho por Dioses” (como te dije), por el solo hecho del gusto y placer (también vinimos con ello al salir de la “fabrica materna”), de productividad (nuestra nueva religión nos la prohibe, podemos hacer cosas, si, pero productividad,productividad -y no quiero habrir debate sobre el asunto,porque entre otras cosa me van a llevar pronto -que no es que yo vaya-) y sobre sombras al fresco (soy tan “pecaminoso que también me gustan”), generedores de voz autónomos) y tantas cosas…
    Hasta Lugo. Ciao

  30. jose ortega Says:

    Estimado compañero y amigo, eso si recordamos de ti, buen compañero y excelente amigo, maravillosa persona, todo lo que diga me quedo corto de ti, y por desgracia lo tengo que decir en estas circunstancias de la vida,
    eres valiente y con todo el dolor de mi corazon te doy la razon y mi apoyo.
    sigue luchando y si por milagro sea por la vida,
    un abrazo pepe Ortega

  31. Francisco Guerrero Says:

    Querido amigo y compañero, Pepe, agradezco sinceramente tus palabras de aliento y apoyo en este capítulo tan complicado de mi vida. Es para mí un importante acicate que personas como tú me muestren su cariño para afrontar la lucha diaria que he de librar.
    Te sigo en Facebook, me gusta.
    Un fuerte abrazo.

  32. salvador Says:

    Paco quizas no me recuerdes,yo formaba parte de la plantilla de la p.l.con el n. 60.igual que tu y ahora cuando repaso la web me entero de tu estado.
    Recibe un cariñoso saludo y un grito de animo para un valiente.
    salvador.

  33. Francisco Guerrero Says:

    Salvador, tienes razón el número me suena mucho, pero en este momento no consigo ponerte cara. De cualquier modo, es para mí una satisfacción que hayas hecho este comentario.
    Cuando estoy escribiendo esto se me viene a la mente que puedes ser (cada vez estoy más seguro) el compañero que permutó a otra localidad, por cierto lejana, si es así, te tengo en la mente como si te estuviera viendo y deseo que seas muy feliz, como cuando nos visitaste, tiempo después, con tu compañera.
    Gracias por el ánimo que me das. Un abrazo.

  34. Eduardo Says:

    Querido Paco, tengo 63 años, con Esclerosis Múltiple diagnosticada en 1996 aunque ya debía estar de antes. En principio se consideró del tipo Remitente Recurrente y por aquél entonces se sabía muy poco de esta enfermedad y no había nada para combatirla. Afortunadamente pasé 14 años sin más problemas que unas pequeñas parestesias (adormecimiento) en los dedos de los pies y quizá una pequeña pérdida de equilibrio. Pero a partir de 2009-2010-2011 comenzaron a darme brotes que remitían parcialmente a base de cortisona. Se lo pensaron mucho, en mi opinión, para recetarme el Interferón (Avonex) y acabaron haciéndolo cuando yo ya tenía que andar con bastón, que fue en Agosto de 2011. Pero a partir de mi último brote mi empeoramiento es progresivo, del bastón pasé a una muleta, tuve que dejar de conducir y la espasticidad (espasmos musculares incontrolables) dolorosa no me deja dormir apenas. Vivo solo y el agotamiento cada vez me aparece más rápido cuando intento hacer algo de pié, cocinar, por ejemplo. Apenas pudo caminar 50 o 100 metros sin acabar agotado y debo hacerlo cerca de alguien o junto a una pared y muy despacio porque mi equilibrio está muy deteriorado y podría caer con facilidad. Tampoco puedo moverme si no hay suficiente luz porque, sin ver, enseguida pierdo el equilibrio incluso estando agarrado. Vestirme y desvestirme es un suplicio, no te digo nada ducharme, la falta de control de esfinteres, la disfunción sexual, etc. Sentarme y sobre todo levantarme de un asiento me cuesta una barbaridad, las piernas se niegan a estirarse o doblarse, según el caso. De nuevo etc.

    ¿Por qué te cuento todo esto? Bueno, para que veas que no soy totalmente desconocedor de tu situación y aunque no venga al caso comparar nuestros respectivos estados actuales, sí sabemos que probablemente ambos lleguemos tarde o temprano al mismo final.

    Dicho esto, el tema de la eutanasia es para mí algo muy complejo. No digo que no pudiera haber casos claros en que es mejor morir que seguir con una vida vegetal y mantenida artificialmente, por eso pienso que quizá la ley pudiera contemplar esos casos muy, muy claros, pero creo que mientras al menos nuestro cerebro funcione (vease Stephen Hopkins o Hawkins), no existan dolores insoportables y haya una esperanza de curación, la ley no puede permitir la eutanasia alegremente. Pienso que a ti y a mí nos funciona el cerebro, pero no sólo eso, aunque sea poco nos podemos levantar, caminar y hacer otras cosas, supongo que no tenemos dolores insoportables, y sobre todo, no podemos saber si mañana, el año que viene o en cualquier momento antes de nuestra muerte natural, no aparecerá un producto que logre detener el avance de la enfermedad o incluso reparar el daño actual.

    Sin intención de ofenderte, creo que sería una cobardía en nuestro estado pretender quitarnos la vida solos o con ayuda, por muy legal que esto fuera.

    Un cordial saludo

    Eduardo

  35. Francisco Guerrero Says:

    Estimado Eduardo:
    Lo primero que quiero hacer es pedirte disculpas por la demora en contestarte, el motivo es que llevo una semana completamente desbordado por el impacto mediático que ha producido mi alegoría y declaraciones. Creo que podrás comprender que no es una escusa, sino una realidad objetiva, lo que supone todo esto para alguien que no está acostumbrado y con muchas limitaciones. Es más, si tu comentario hubiese llegado a primeros de semana la demora habría sido mucho mayor.
    Dicho lo cual, lamento que este último año te esté mostrando la enfermedad una de sus caras más duras, de tantas como tiene. A mí lleva diez años mostrándomela y aquí continúo luchando, con esto quiero animarte a continuar luchando, aunque me consta que es duro.
    En tu comentario dices “la eutanasia es para mí algo muy complejo”. Para ti es algo muy complejo porque pretendes imponer tu voluntad y forma de pensar a las demás personas. Sin embargo, es algo tan simple como respetar la libertad de cada cual a decidir sobre su propia vida.
    También dices “la ley no puede permitir la eutanasia alegremente”. ¿A que persona sensata has oído pedir que la ley permita la eutanasia alegremente? A mí no se me ocurre nadie que lo haga y por supuesto yo jamás pediría esa barbaridad.
    Por último, cuando no tengas intención de ofender no utilices palabras ofensivas (cobardía), porque ni tú conoces mi situación real ni yo conozco la tuya, pero es que no somos quienes para descalificar las decisiones que otros toman en el ejercicio de su libertad. Sí, me ofendes, pero no por mí, sino por tantas personas que se encuentran ante esa encrucijada y deciden auto liberarse, a quienes alegremente has calificado de cobardes. Si, llegado el momento, decides quedarte en el potro de tortura esperando que el inquisidor (producto milagroso) llegue a indultarle no seré yo quien te diga, sin ánimo de ofenderte, que es una imbecilidad o ingenuidad. Por otro lado, tengo serias dudas de que sepas leer de forma comprensiva porque en ningún escrito mío has podido leer que yo pretenda quitarme la vida, a día de hoy. Lo que reivindico es EL DERECHO A DISPONER DE LA PROPIA VIDA.
    Un cordial saludo.

  36. Eduardo Says:

    Está bien, Paco, ya veo que te has tomado todo en plan ofensivo y contestas con ofensas. No sé ni me importa si tú quieres quitarte la vida o no, sólo he leído tu alegoría, y lo que propones con ella y con lo que me dices ahora es que el suicidio sea legal, ni más ni menos. Expones tu caso alegóricamente y reclamas el derecho a la libertad, es decir, al suicidio autónomo o asistido de una persona porque está harta de su vida, ¿y sabes cuántas personas están hartas de su vida por múltiples razones?

Responder

¿Conectamos?

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Instagram
  • Google Profile
  • YouTube

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.