Archivado en | Artes, Entrevistas

Vanexxa. AHORA O NUNCA

Publicado el 29 marzo 2007 por manuguerrero

Cuando a finales del año pasado escuché por primera vez el disco de Vanexxa (Se rompe o se raja -Subterfuge Records 2006-) creí estar ante uno de esos acontecimientos artísticos que marcan un punto de inflexión en la escena nacional. Algo así ha ocurrido recientemente con creadores (salvando las distancias y respetando las diferencias) como Marlango, Cycle, Drexler, Aslándticos, Muchachito Bombo Infierno… que independientemente de la fama que logren en televisión consiguen romper esquemas, marcar tendencias. Y cualquier melómano ecléctico lo agradece, claro.

Vanexxa es una artista de teatro. Es percibible desde el primer segundo de Se rompe o se raja , donde hay una introducción (habitual en los trabajos de rap , aunque este no lo sea en sentido estricto) y es una sensación que permanece hasta el último corte del disco, ese que nos sugiere el final de una función tragicómica, cuando se cierra el telón, se funden los focos y abandonamos la sala renovados, con la intención de seguir viviendo allá fuera en la calle.

Es compositora, letrista, cantante y actriz y ha sido dirigida por John Malkovich, Joaquín Oristrell y Juanma Bajo Ulloa. El teatro alternativo es su hábitat natural aunque eso no supone obstáculo alguno para convencer a públicos más convencionales (permítaseme la expresión). Julieta Venegas se rindió ante sus letras y su puesta en escena. Y no es la única.

-Hola VaneXXa. El otro día fui al aeropuerto de Sevilla a recoger a un amigo francés que vive en Inglaterra. Al montarse en mi coche sonaba tu disco y exclamó: “¡VaneXXa! ¡He oído hablar muy bien de ella en Londres!” ¿Dispuesta a romperlo todo?
-Desde luego. Esta vez no me rajo. Lo voy a romper a lo largo y a lo ancho.

-Mitad tómbola, mitad circo, tu nuevo disco comienza contundente: “Funcionario bueno, funcionario muerto. Funcionario muerto, papeles del paro…” ¿Qué tienes contra el sistema neoliberal de organización ciudadana?
-Esa introducción es una venta social ambulante, un guiño a la burocracia, a la desesperación de reunir información para solicitar lo que en teoría y por derecho nos pertenece… Pero no puede verse fuera de contexto, el disco en sí mismo es un concepto.

-Te ha salido un disco muy desobediente precisamente en unos tiempos en los que está de moda, por decirlo de forma suave, lo políticamente correcto. ¿Vocación de salmón?
-Se tratará de eso, supongo. Siempre digo que de haber podido elegir hubiese preferido ser otro tipo de compositora y de cantante.

-¿Qué hay de ti en tus canciones?
-Creo que todo. Mis propios personajes, mis distintos posicionamientos, mis diferentes riesgos, mis manipulados, pervertidos o sinceros afectos. Son la percepción de mi realidad, unas veces más ficticia que otras. Son mis desvaríos y mis deseos, mis pensamientos, mis conversaciones, y mis creaciones.

-Por cierto, ¿cómo describirías la educación que has recibido a lo largo de tu vida?
-He tenido una educación normal. También he tenido suerte y he encontrado buenos referentes.

-Tu segundo single, Superguay , es un tema potente y desgarrador que de alguna manera denuncia el injusto sistema de jerarquías… ¿crees que algún día dejará la mediocridad de ser tan poderosa?
-La mediocridad es poderosa en la medida en que seamos conformistas y no arriesguemos a luchar por lo que soñamos.

-“Porque somos mujeres no necesitamos / ningún cuento chino y sus memorias. / Nosotras ya escribimos nuestra historia…” Efectivamente, los tiempos han cambiado ¿tenéis ya las mujeres el espacio que deseáis? ¿qué tal te llevas con los hombres?
-No creo que las mujeres estemos en una posición privilegiada, no hay más que echarle un vistazo al mundo. Tampoco tenemos el espacio ni los derechos que necesitamos, por mucho que los tiempos hayan cambiado. Con los hombres me entiendo y los amo profundamente.

-¿Hacia dónde te gustaría que evolucionase el género masculino?
-En ambos casos una evolución hacia la diversidad, la libertad, la solidaridad y la justicia.

-¿Van muchos hombres a tus conciertos?
-Sí.

-Supongo que ellos te habrán dicho que les encanta tu voz picante y a la vez inocente…
-No, lo que me dicen es que se sienten comprendidos.

-¿Cómo son tus directos?
-Generalmente el espacio en el que actúo lo convierto en un universo donde puedo ser lo que yo quiera. Es un juego.

-¿La escenografía y el vestuario también son obra tuya?
-La escenografía es obra de todos los que trabajamos en el espectáculo. El vestuario sí.

-¿El espectáculo –en general- puede retener la esencia de la rebeldía o al final todo se reduce a entretenimiento?
-Eso no lo sé. Imagino que en algunos casos será entretenimiento y en otros, una ideología. Mejor. Para mí es entretenimiento, y también mi profesión, mi oficio, en el que invierto tiempo, pasión y ganas, mi mensaje al mundo, mi expresión.

-Has estudiado Interpretación y Danza Contemporánea, Ballet Clásico… ¿sabrías vivir sin un escenario?
-No, me gusta actuar. De hecho tengo un sueño que se repite varias veces: vivo en una casa que es un teatro y las paredes son de colores con estrellas grandes.

-¿Qué personajes has sentido más cerca de ti a lo largo de tu vida?
-Todos los personajes que he actuado los rellené con mis propias vivencias. No he estado cerca de ninguno, he sido todos ellos.

-¿Édith Piaf o Nina Hagen?
-Sólo puedo decir que te olvidas de una. Las tres son mis favoritas: Edith Piaf, Nina Hagen y Shirley Bassey.

-Hace un tiempo protagonizaste El Musical de Pippi Calzaslargas, ¿te buscaron a conciencia?
-No. Me presenté a la audición y me eligieron.

-Sería curioso ver a Pippi en cualquier ciudad española actual. Probablemente con su maletín de monedas de oro no tuviera para comprarse un pisito, pero sin embargo tendría donde elegir en su arte para la okupación …
-(Risas) Eso está bien. Aunque yo creo que Pippi ahora sería una niña de papá. Una pijita que monta a caballo y vive en el chalé del padre rico que siempre está de viaje de negocios. Tiene una maleta llena de euros que se gasta en fiestas sus amigos je je je…

-¿Qué hemos hecho esta generación de jóvenes para merecernos esto?
-Lo desconozco.

-En Se rompe o se raja abundan retratos de perdedores, fotografías de los que viven pisoteados por la opulencia del sistema… ¿has tenido que imaginar mucho o los tienes cerca?
-Todos los tenemos cerca pero todos cerramos los ojos. En cualquier caso, para mí nadie pierde. Mis letras son un homenaje a los imperfectos, a los que aman, sueñan, pelean, se equivocan, pierden y ganan… A los que viven.

-¿Te resulta tragicómico vivir?
-Algunas veces más que otras claro. Pero sí, podría que decir que la vida para mí es una tragicomedia.

-El disco acaba con una canción muy triste, He matado a mis peces. ¿No queda tiempo para la esperanza?
-Desde luego, la esperanza existe. La conozco bien.

Artículos relacionados

Responder

¿Conectamos?

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Instagram
  • Google Profile
  • YouTube

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.