Archivado en | Medios, Vídeos

Cómo conseguir una buena entrevista, según Vicente Vallés

Publicado el 03 julio 2012 por manuguerrero


El primer recuerdo que tengo ejerciendo el periodismo es haciendo una entrevista. Tenía 15 años y por aquel entonces la entrevista me parecía el género mayor de este oficio: era como enfrentarse a la verdad escondida de un protagonista y que, a golpe de preguntas, tenías que hacer aflorar para compartirla con todos tus lectores. Es fácil imaginar que con esa edad y escribiendo para una revista estudiantil, “tus lectores” era un minúsculo grupo formado por tu familia y algunos compañeros de clase, aquellos que leían tu artículo solo para tener, al día siguiente, algún tema de conversación mientras llegaba el profesor de la primera hora.

Desde entonces y hasta hoy habré elaborado, realizado o preparado más de 3.000 entrevistas (es obvio: estoy empezando), fundamentalmente para televisión aunque también para prensa e internet (de esta web es la categoría a la que tengo más cariño). Desde personajes de postín a ciudadanos anónimos pero con grandes historias que contar. Porque en la entrevista, entiendo, lo importante no es tanto el antetítulo donde suele aparecer el nombre del entrevistado como el titular y, sobre todo, el cuerpo de la información, donde se revela esa verdad de la que hablábamos y con la que tratamos de informar, emocionar o conmover a nuestros lectores, oyentes o telespectadores, por muchos o pocos que sean.

A pesar de las apariencias, la entrevista no es un género fácil. Fundamentalmente porque te exige una gran cantidad de datos en la cabeza, lo que en la jerga periodística se conoce como background, y que no es otra cosa que los antecedentes: saber de quién se trata, en qué mundo se mueve y qué relevancia tiene para el resto de la sociedad. Eso te ayudará a comprender qué motiva su conducta, premisa fundamental para que una entrevista tenga el más mínimo interés. Como comprenderán, eso no se logra echándole un ojo a su ficha en Wikipedia (los que la tengan), sino leyendo prensa y libros, escuchando radio, viendo televisión y navegando por internet a lo largo de muchas horas en tu vida, unas cuantas al cabo del día, diría yo… Porque lo de vivir y estar pendiente de lo que ocurre en la calle se da por hecho (sin esa actitud no existe periodista ni periodismo posibles).

A tener una cabeza bien amueblada y ordenada (hay que saber un poquito de todo) se llega gracias a la curiosidad innata del (buen) periodista, y esa es precisamente una de las claves que destaca el reputado periodista Vicente Vallés en un vídeo que acabo de encontrar en Youtube y que recoge una de sus clases en un máster de investigación y reporterismo. Quiero compartirlo y dejar constancia de él porque me parece interesante y porque, aunque pueda parecer obvio para periodistas avezados, a veces se perciben importantes carencias en quienes trabajan para ciertos medios de comunicación. Y no solo me refiero a esa chica en quien todos estáis pensando.

Artículos relacionados

Responder

¿Conectamos?

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Instagram
  • Google Profile
  • YouTube

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.