Archivado en | Artes, Entrevistas

Almasäla. LA LUZ QUE ESPERÁBAMOS

Publicado el 27 abril 2007 por manuguerrero

Almasäla es el proyecto de Paloma Povedano (Córdoba, 1974). De voz inconfundible, acaba de irrumpir en el mercado musical con un disco, Eolh, muy bien considerado por la crítica musical y por quienes hemos tenido ya la suerte de escucharlo. Además, Paloma ha colaborado en otros proyectos mestizos, como los de Brazuca Matraca, Dusminguet o 08001 aunque quizá lo más conocido sea su participación en Ojos de Brujo. Formada musicalmente en Barcelona, ha regresado a Andalucía para criar a su primer hijo y para dar a conocer su disco, fusión de flamenco, electrónica y otras músicas del mundo. Muy amable, como siempre.

 

-Hola Paloma. ¿Cómo estás? Desde que nos vimos hasta ahora has tenido varias actuaciones importantes e internet se va llenando de referencias tuyas. Supongo que estarás muy contenta…
-Hola Manu, pues estoy de maravilla, rodeada de hermosos árboles rebosando primavera y comenzando a disfrutar de ese calorcillo cordobés, antes de que apriete como ya sabemos ¿eh?
                  
Y lo cierto es que sí estoy muy contenta, de cómo ha ido todo hasta ahora con Almasäla. Es todo un aliento en el comienzo de un proyecto que esté yendo tan bien. Aunque he de reconocer que el trabajo sigue y lo importante es mantener un trabajo constante y de calidad in crescendo.
 
-¿Se están cumpliendo las expectativas de tu primer disco en solitario, EOHL?
-Musicalmente, desde luego. Para mí este primer disco era una primera toma de contacto de lo que podía hacer tanto en el campo de la producción como en el de la composición, y en ambos casos, estoy satisfecha, y deseosa de volver a hacerlo.
 
-Para Radio 3 fue uno de los mejores discos de 2006…
-Ese es un regalo muy grande para mí. Es un gran empujón saber que para Radio 3, la cual admiro y de la que aprendo tanto, Eolh está entre los diez mejores discos del año… un sueño.
 
-Es un disco plural, tanto a nivel rítmico como a nivel literario. Creo que es bastante difícil etiquetarlo, pero ¿cómo lo definirías tú?
-No lo sé, intento pensar que es mi forma personal de entender la música, a través de la fusión y desde una base muy flamenca, pero creo que el tiempo lo dirá.
  
-Como melómano te agradezco que hayas hecho un disco tan humano y hayas incluido, además, mensajes tan reivindicativos…
-Lo llevo en la sangre, ¡soy hija de un sindicalista!
 
 
Que la ilusión va de contrabando,
medicina para unos cuantos,
y aquí nadie sea feliz.
Que consumir sea lo importante,
que los ríos se desgasten,
que los peces no sepan dónde ir.
 
Que en la Luna monten un desguace,
que el ozono se desquebraje
y las estrellas no quieran salir.
Que no se respeten los humanos,
que los buenos sean los malos
y la mujer sea como un maniquí…
Pa ti no es na
 
-¿Crees que el futuro es esperanzador?
-Por supuesto. Ahora más que nunca, estos tiempos parecen duros, pero nos enseñan claramente qué es lo verdaderamente importante y lo que no. Aprendemos de los errores y tengo la sensación de que cada vez hay más gente volcada en encontrar un modo de vida más satisfactorio en consonancia con nuestros valores humanos.
 
-Dicen las generaciones anteriores que la nuestra es una generación dormida, anestesiada, que todo nos es indiferente. ¿Qué opinas?
-Es una generación sin tantos límites, la libertad exige una gran responsabilidad, y ese es el gran paso que debemos dar, hacia dónde dirigir esa responsabilidad. Yo creo que la respuesta está en nosotros mismos, en ser coherentes con nosotros y, sin traicionarnos, escoger aunque no sea lo que la sociedad o nuestro entorno nos dicta.
 
-Por cierto, ¿qué significa EOHL?
Eolh es un símbolo de los 25 que integran las runas celtas. Eolh es unión, protección y atracción de buenos elementos.
 
-¿Por qué te atrae la cultura celta?
-Tengo un buen amigo que me introdujo sobre todo en la cultura celtíbera antes de la invasión del imperio romano (los valores imperiales). Vivían bastante armonizados con los elementos naturales y eso es lo me gusta de sus runas.
 
-¿Crees que en España conocemos bien nuestra tradición artística/musical?
-Creo que es reciente y creciente el interés por nuestra tradición. En lo que más conozco, el flamenco, es así como está ocurriendo. De estar en los suburbios y muy mal considerado y apoyado está pasando a estar considerándose, tal y como se merece, como una de las músicas más ricas del planeta. Creo que las músicas de raíz siempre han estado ahí, porque son del pueblo, sólo que ahora se les da mayor difusión y oportunidad de crecer.
 
-¿Por qué te gusta tanto la música de raíz o música folk?
-Porque son naturales. Nacen de la necesidad humana de hacer música, de la forma más sencilla y humilde, de comunicarnos a través de otros canales y de disfrutarlo e incluso de trascender con ello.
 

 

-Vives en Córdoba, una ciudad con un gran legado musical, tanto flamenco como árabe. ¿Te ha influido eso en tu forma de concebir este proyecto?
-Sin ninguna duda. Córdoba respira un aire evocador de esa época de plenitud y sabiduría de la ciudad, tanto las formas árabes de la arquitectura como el carácter y una forma de vivir muy flamenca en cierto modo. Eso se lleva impregnado y surge sin darte cuenta, pero es ahora, después de haber vivido fuera 12 años que lo valoro mucho más y trato de potenciarlo.
 
-¿Cómo fue la etapa compositiva?
-Fue intensa, un período de muchos cambios para mí, el final de una etapa muy hermosa, de expansión, de probar muchas vertientes en mi vida y conectar con muchas gentes diferentes y el comienzo de una nueva, con el nacimiento de mi primer hijo y de interiorizar un modo personal de entender la vida y el arte.
 
-¿Escribes con facilidad?
-Es lo que hago con más facilidad, quizá porque escribo a diario.
 
-¿Qué poetas sientes más cerca de tu forma de escribir?
-Me gusta mucho la poesía española y la latinoamericana. Desde Miguel Hernández, Lorca, Machado, Vicente Aleixandre a Gioconda Belli o Mario Benedetti, y un poco más mística, la oriental, Rabindranath Tagore, Khalil Gibran o los sutiles poemas zenrin del zen.
                  
Es difícil escoger solo uno…
 
 
Menos tu vientre
 
Menos tu vientre
todo es confuso.
Menos tu vientre
todo es futuro
fugaz, pasado
baldío, turbio.
 
Menos tu vientre
todo es oculto,
menos tu vientre
todo inseguro,
todo postrero.
polvo sin mundo.
 
Menos tu vientre
todo es oscuro,
menos tu vientre
claro y profundo.
 
Miguel Hernández
 
 
 
Recibir disgustos es recibir felicidad.
Recibir acuerdo es recibir oposición.
 
Zenrin Kushu
 
 
-Pero aparte de la poesía, te interesan otras artes: la escénica, el vestuario, la estética… ¿todas son ideas tuyas?
-He trabajado algunos años en vestuarios escénicos, teatro, cine, danza, circo etc. y tengo un sentido del espectáculo amplio, he aprendido mucho de cada obra y creo que el escenario es un lugar idóneo para expresarse, pues es directo y conmovedor. Quisiera poder aprovechar esos recursos para poner en escena pero lo cierto es que el timón de todo ello es la música.
 
-¿Encima del escenario se sienten las canciones todas las noches de la misma manera?
-Trato de ser profesional y sonar bien, esa es mi base. Cuando eso ocurre se disfruta mucho y entonces cada momento es muy especial.
 
-Tus canciones exigen, creo, mucha fuerza escénica, mucha pasión… ¿qué espacio dejas para la improvisación, para lo que llevas dentro?
-Pues hay partes que no me gusta ensayar demasiado, pues el flamenco me ha enseñado que el misterio de lo desconocido o de la improvisación ofrece mucho empuje y fuerza en el momento, algo mágico.
 
-Últimamente, y gracias a internet, se van expandiendo por el mundo seguidores de la música folk. Españoles que estudian la tradición rusa, eslovenos que escuchan bachatas o japoneses que bailan sevillanas. Sin embargo, a nivel mediático, apenas se refleja eso. ¿Qué explicación le das?
-Me parece que todo esto entra dentro del fenómeno de la world music, y aún está todo en sus comienzos, apenas 30 o 40 años de fusión de las músicas folk o del mundo o de raíz. Creo que lo primero es conocer y a menudo es más fácil, para alguien de fuera de una cultura arriesgar y mezclar. Creo que poco a poco se van dando a conocer cada vez más músicas de este estilo.
 
-Musicalmente, ¿qué continente te parece más interesante? ¿por qué?
-Creo que África. Es la madre de muchas músicas que se han expandido por todo el mundo.
 
-Muy jovencita te marchaste a Barcelona, buscando camino. ¿Cómo era la ciudad cuando llegaste?
-Acababan las olimpiadas del 92, era una ciudad despertando a una gran potencial, de ser una ciudad relativamente pequeña, a ir engrandeciéndose y atraer mucha gente de fuera, mucha inmigración. Para mí artísticamente fue muy interesante, muchas culturas conviviendo, de primera generación, la primera toma de contacto, todo muy a flor de piel. Barcelona es una ciudad que amo y que me ha tratado muy bien y me ha dado mucha libertad.
 
-Ahora ya existe lo que se conoce como sonido Barcelona pero en aquel momento supongo que fusionar géneros tan distintos sería una aventura bastante incierta. ¿Cómo reaccionaba la gente ante los primeros conciertos?
-Yo creo que desde primera hora gustó esta música de fusión porque respondía a una realidad, no era artificio, sino que podías ver a tu vecino africano tocar con el marroquí o catalán de la esquina y es hermoso oír y sentir las armonías de diferentes culturas y cómo pueden acoplarse por diferentes que sean.
 
-Por cierto, ¿qué recuerdas de tu etapa en Ojos de Brujo?
-Fue una gran escuela para mí, donde aprender y tener la maravillosa oportunidad de estar muy cerca de músicos muy grandes.
 

Responder