Archivado en | Artes, Pensamientos

¿Vivir es un vicio solitario?

Publicado el 30 abril 2007 por manuguerrero

Llegué feliz a casa. Era domingo noche y la tarde había sido larga y distinta. Traía conmigo Las personas del verbo, la obra completa de Jaime Gil de Biedma, que llevaba tiempo queriendo tener, aunque de sobra había leído. Desde que descubrí sus letras me ha sido difícil distanciarme de ellas. Forman parte de mí, como mi propia espina dorsal. Es como si hubiera asumido su vida como mi recuerdo, aunque por supuesto (quién sabe si gracias a él) trato de distanciarme lo suficiente de ese malditismo que acabó con él mucho antes de que lo mereciera. El caso es que sigo comprándome libros a un ritmo acelerado. A veces me preocupa. Si un día salgo de casa con la intención de abastecer mi armario de nuevas vestimentas, vuelvo sin nada. Difícilmente encuentro ropa que me satisfaga. Sin embargo, a la vuelta me paro en alguna librería donde encuentro siempre aquello que andaba buscando, que es casi todo. Y voy amontonando libros en mi habitación, en torres paralelas, desde el suelo hasta mi cintura, porque ya no quedan estanterías. Y cuando me preguntan qué libros tengo en mis mesitas de noche, nunca puedo dar los títulos de todos: calculo que hay más de treinta. Cuando pueda comprarme un piso tendré que considerar que conmigo vienen miles de historias escritas en papel.

Por la mañana leí la invitación de mi buen amigo y poeta Antonio Pérez Morte para entrar en el recién inaugurado blog de Manuel Vilas. En él precisamente comentaba que recientemente le habían preguntado en una encuesta literaria por sus tres poemas favoritos y había escogido Birds in the night de Luis Cernuda, Kostas de Octavio Paz y Pandémica y celeste, de Jaime Gil de Biedma. Qué casualidad. Yo dejaría también a Jaime y a Octavio (con otros textos), pero para el tercero exclamaría: ¡malditas elecciones! ¿por qué?

También es difícil elegir en Córdoba cuando llega este mes. Hay vida en cualquier rincón. Cambiamos de asunto, pero sin salirnos de la poesía. En esta ciudad parece que todo ocurre ahora. Aromas, el vino, la luz de las paredes… empieza el ciclo vital y aquí no falta nadie. Todo está en su sitio pero discrepo del actual planteamiento de las cruces de mayo. Se va perdiendo la esencia pero mis amigos y yo vamos a nuestro aire. De momento, esta noche celebraremos en el ático de Primi la benevolencia de las noches primaverales. Cosas de bon vivant.

 

Hoy también duermo aquí.

 

El juego de hacer versos,
 que no es un juego, es algo
que acaba pareciéndose
al vicio solitario.
 Jaime Gil de Biedma

Artículos relacionados

Responder

¿Conectamos?

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Instagram
  • Google Profile
  • YouTube

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.